Están por cumplirse dos semanas desde que empecé mi dieta de detoxificación, más conocida como “El Método Clean”, y si bien en un principio pensé que iba a sufrir de hambre y de ganas de comer cosas ricas, me he sorprendido por dos cosas: la primera, cómo mi cuerpo se ha acostumbrado a esta nueva forma de comer y de “no comer” (períodos de ayuno) y dos, lo ricas que son las recetas que nos da el libro. Real, aunque la dieta incluya solamente una comida sólida en todo el día, los platos son tan ricos y contundentes, que no puedo quejarme, así que elegí una de mis recetas favoritas hasta ahora y de las más fáciles de preparar, para que ustedes también puedan deleitarse deliciosa, sana y nutritivamente. Aquí vamos.

Lo que necesito (estas cantidades son, según el libro, para dos porciones, pero en realidad son porciones enormes, así que yo diría que fácilmente alcanza para 3 o incluso 4):

  • 2 tazas de quinoa cocida (sin aliños ni sal, luego la aliñaremos)
  • ¼ de taza de pasas
  • ¼ de taza de almendras crudas y picadas
  • 1 zanahoria
  • 1 cebollín
  • ¼ de taza de perejil picado
  • ¼ de taza de jugo de limón
  • 1 cucharadita de miel (o jarabe) de agave
  • ½ cucharadita de comino molido
  • 1 cucharadita de sal de mar
  • ½ taza de aceite de oliva

Preparación:
Se van a morir con lo simple y rico que es!

  • Pica la zanahoria y el cebollín en rodajitas delgadas
  • Pica las almendras en 3 o 4 pedacitos
  • Pica el perejil
  • Ahora sólo nos queda mezclar! Pon la quinoa cocida en un bol, agrégale la zanahoria, el cebollín, el perejil y las almendras picadas, súmale las pasas, revuelve y ahora a aliñar.
  • Le agregamos el juguito de limón, el aceite de oliva, el comino molido, la sal y finalmente, la miel de agave. Esta última se sumará a las pasas para darle un toque dulcecito que a mí me dejó loca. Revuelve y déjalo reposar unos 15 a 20 minutos para que se mezclen todos los sabores y voilá! A comer!

Así de simple, así de rico! Una receta sencilla y distinta, para disfrutar de la quinoa de una manera diferente.
Te estás preguntando, con qué me como esta maravilla?
La verdad? Puede ser con cualquier cosa. En el libro sugieren acompañarla como la ven en la foto, con hummus de garbanzos y ensalada de kale con rábanos, y yo la he disfrutado así mismo un par de veces, pero la verdad es que puedes acompañarla con lo que quieras, con ensaladas, con alguna proteína animal si es que eres carnívoro, o incluso por sí sola. Eso sí, como sea que la coman, me cuentan qué les pareció, dale? A ver si les sigo compartiendo algunas recetas del libro.
Provesho! jajaja
23 febrero, 2020 — Claudia Aspée