Okey, salivemos juntos 🤤

Para todos los amantes de los dulces, o mejor dicho, adictos al azúcar en intento de rehabilitación, les traigo su salvación: trufitas chocolatosas, pero saludables.
Eso sí, déjenme advertirles que no porque sean saludables, quiere decir que son “light”. La verdad es que no tengo la menor idea de cuántas calorías le trae una de estas delicias, pero si vamos a comer dulce igual, preferible que sea esto a un Sahne Nuss, o no?

Lo que necesito (para 10 unidades aprox):

  • 1 taza de quinoa cocida
  • 10 dátiles
  • ½ taza de frutos secos y semillas molidos. Yo uso lo que tenga, almendras, nueces, semillas de maravilla, de zapallo, etc.
  • 3 cucharadas soperas de cacao amargo en polvo.
  • Stevia a gusto.

Belleza po 😍

Preparación:

  • Lo primero, obviamente, es echar a cocer la quinoa sin sal ni condimentos. Una taza de quinoa por dos de agua hirviendo, sobre el tostador, tapamos y en 15 o 20 minutos está lista. De preferencia que quede más sequita que mojada.
  • Luego, ponemos los dátiles a remojar en agua hirviendo por unos 15 minutos también. Los colamos. Si es que venían con carozo (el cuesquito), se lo sacamos (al remojarlos se van a abrir y será más fácil sacárselos).
  • Cuando la quinoa y los dátiles están listos, lo juntamos en un bowl y procesamos. Lo bacán es que no se necesitan máquinas poderosas ni rebuscadas, yo lo hago con mi minipimer que es bien básica y ni tan potente, y funciona perfecto. Lo que buscamos aquí es que se mezcle bien la quinoa con los dátiles y nos quede una masa pegajosa y cafecita.
  • A esta masa, le agregamos los frutos secos molidos y el cacao amargo y luego revolvemos para que quede todo bien mezclado.
  • Aquí, si queremos, podemos agregar unas 20-30 gotitas de Stevia. Igual yo las he hecho sin stevia y quedan ricas igual, porque pa qué estamos con cosas, los dátiles son bien dulcecitos, pero si quieren asegurarse, le agregan las gotitas de stevia.
  • En un plato plano ponen un poco más de cacao en polvo. Hacemos bolitas con la masa que formamos y las pasamos por el platito.
  • Refrigeramos un par de horas y listo!

Benditos y amados dátiles 💛

Snack saludable directo a la vena!
Quiero dejar claro que esta receta no es mía. Buscando por internet llegué a un sinnúmero de recetas de bolitas de este tipo y cuando hice estas, me quedé pegada para siempre. Cuéntenme si las hacen y las aman igual que yo!

Un abrazo para todos, espero que se estén cuidando mucho y en su casita, dentro de lo que puedan! Esto también pasará!