Nuestro √ļltimo viaje antes de encerrarnos hasta qui√©n sabe cu√°ndo, fue a Brasil. Este Di√≥genes y su querido Lolo se dieron unos merecidos d√≠as de descanso en R√≠o de Janeiro y Buzios, hace poco m√°s de un a√Īo.
 
Ir por el mundo fotografiando Di√≥genes¬†ūüĎī.
 
El primer fin de semana lo pasamos en R√≠o, caminando, sudando, comiendo y tomando, b√°sicamente. Despu√©s, partimos a Buzios para seguir haciendo m√°s o menos lo mismo.¬†Llegamos tipo 3 de la tarde, el bus que nos tra√≠a nos dej√≥ en un paradero y se fue. Convencidos, agarramos nuestras mochilas y pertenencias y empezamos la b√ļsqueda de la posada que reservamos, "Vista Hermosa". A los pocos minutos nos dio calor y nos impacientamos, as√≠ que fuimos directamente a preguntarle a¬†la primera persona que vimos si sab√≠a hacia d√≥nde ten√≠amos que ir. Obvio que nunca se nos ocurri√≥ pensar que la hermosa vista se obten√≠a desde el √ļltimo punto del √ļltimo cerro del balneario. Tomamos un taxi, llegamos, nos instalamos, vimos la vista y partimos a la playa.¬†Mi Lolo ven√≠a desde Santiago transmitiendo con los camarones apanados de la playa, as√≠ que pedimos unos de esos y unas cervezas, y nos dedicamos a escuchar la m√ļsica, disfrutar el clima y mirarle el poto a la argentina regia que se paseaba en colaless.
 

Hermosa la vista po 

Después de enojarme un rato porque qué onda el poto de esa mujer, y no sin antes pasar a saludar a la Brigitte, terminamos el día con un descubrimiento que se volvió rutina para el resto de la semana: chepes gorditos de queso en Chez Michou y dos caipirinhas por nuca pa marearnos y nos darnos cuenta de la subida al cerro que nos esperaba. Brasil es vida. 

 
 
Caminar por las calles tomando cerveza, la felicidad del queso. Vacaciones ♥.
 

En todo caso, qu√© importa el cerro cuando al otro d√≠a te atienden con un desayuno como ese (han cachado que siempre hablo de los desayunos?¬†ūüėč). Pancitos, queque, galletas, frutas, caf√©, yogurt con cereales, jugos y m√°s. "Soy digna de esto", le dije al Lolo y nos fuimos a pasear. Cotizamos un buggy as√≠ como que no quiere la cosa y seguimos a la playa. Mi sireno nad√≥ un rato luciendo su sunguita y yo estuve pegada mirando c√≥mo se mov√≠an los caracolitos de las rocas cuando les llegaba el agua. Despu√©s de ese rato haci√©ndonos de rogar, volvimos por el buggy y dimos fin al drama del cerro.

Praia Azeda, Buzios

Una vez motorizados, pudimos recorrer todas las playas que veíamos en el mapa: Praia do Forno pa los bajo perfil, Ferradura si es que anda en familia, Brava pa los zorrones, Tartaruga pa estar playa comiendo frituras[ricas] y Geribá pa los surfer y/o expertos en capear olas (grandes). 

Atardecer en Praia do Forno

 
 

La ma√Īana siguiente en Praia Brava (que si sigue pall√° se pone nudista)¬†

Almorzar en Tartaruga¬†ūüźĘ

Y dormir siesta con esta vista¬†ūüĎĆ

Despu√©s de 5 meses de estar encerrados en la casa y haber pasado por todos los estados por los que hemos transitado, recordar este tipo de momentos me hace un cari√Īo necesario y agradezco el¬†tenerlos acumulados en mi memoria.¬†No s√© cu√°ndo podamos volver a esos d√≠as de vacaciones y dieta estricta, as√≠ que por mientras, al menos la dieta la conservaremos para seguir alimentando al esp√≠ritu.

Te amo mucho, Brasil¬†ūüíö

Aguante Diogenitos! 

Con cari√Īo,

Diógenes

10 agosto, 2020 — Claudia Asp√©e

Deja un comentario